Proyecto deportivo

El jugador como meta

La principal meta del Club es la formación de jugadores que sean capaces de mejorar día a día como deportistas y como personas. El trabajo diario, el compromiso a nivel individual y de grupo, la disciplina, el esfuerzo, el orgullo de pertenecer y representar a un colectivo, y el respeto a todos los integrantes del Club son las claves para conseguirlo.

Una gran familia

Entrenadores, directivos, jugadores y familiares formamos el Club. Nos identificamos como un club deportivo de formación dirigido a chicos y chicas, la mayoría en edad escolar. En nuestro club conviven, y así se plasma en la confección de nuestros equipos, aspectos sociales y de competición, priorizando la educación integral y deportiva de nuestros jugadores sobre el resultado de la propia competición.

Los miembros del Club formamos una gran familia, no somos únicamente parte de un equipo. Todos debemos colaborar en conseguir éxitos para el Club y ser partícipes de los mismos.

Voluntariedad, compromiso y compatibilidad

La inscripción en el Club es voluntaria e implica el conocimiento y aceptación de estos principios.

Al fichar por el Club, el jugador y sus familiares adquieren una serie de compromisos que abarcan toda la temporada (entrenos, partidos, campeonatos, cuotas, etc.). Antes de fichar, es necesario evaluar si se podrán cumplir dichos compromisos y si son compatibles con otras actividades.

El deporte ocupa un lugar fundamental en la formación de las personas, sobre todo en la edad escolar. Esta actividad debe ser un complemento a los estudios, y en ningún caso supondrán un obstáculo para el mismo.

Deportividad, convivencia y reglamento de régimen interno

Las relaciones con el resto de la comunidad del baloncesto, como son los árbitros y los equipos rivales, serán correctas y cordiales. El espíritu deportivo de juego limpio o fair play debe presidir la actuación de nuestros equipos y jugadores, dentro y fuera de las pistas.